Al fin. Te animaste o al menos, te estás animando a sacar tu primera tarjeta de crédito. Quizá te daba miedo sacarla o quizá nunca escuchaste de las historias de horror de las tarjetas de crédito. Pero no importa, porque estamos aquí para ayudarte con consejos y trucos de lo que debes y no debes hacer.

Establece tus reglas de juego

¿Por qué sacaste esta tarjeta? Si no sabes, ¡ponte un objetivo ahora! Si no, ya te estaremos viendo en Amazon o Mercado Libre topando tu querida tarjeta. Al final del día, el banco no te va a limitar a hacer lo que quieras con tu nueva tarjeta de crédito. Por esto es que debes ponerte límites personales.

Mientras tanto, intenta ir estrenando tu tarjeta con compras pequeñas como en tus compras del Oxxo o gasolina. También te recomendamos que ya tengas acceso fácil a tu plataforma en línea para que puedas pagar tu tarjeta fácilmente. Intenta hacer el pago de una de tus compras recientes para que le agarres la onda a la página de tu banco.

Los bancos también te van a estar tentando con las promociones de meses sin intereses. Y si, ¿suenan como una ganga no? No. No caigas ante la tentación. Recordar y manejar los gastos recurrentes mensuales de todas tus compras a meses en intereses está en chino. Y créenos… es raro ver que tu banca te ayude a descifrar estos pagos.

La salud de tu línea de crédito

El banco te acaba de dar $8,000 pesotes en tu línea de crédito. Alto. Esto no es dinero gratis. Esto es lo máximo que tu tarjeta de dejará gastar. Y claro, se lo tendrás que pagar al banco y rápido, porque si no vas a generar intereses. Y eso… sale caro.

Punto número dos. No creas que porque tienes un tope de crédito significa que debas llegar hasta ese tope. Es más, nosotros te recomendamos lo opuesto. Si tu línea de crédito llega hasta los $8,000, te recomendamos no usar más del 50%. “Pero… ¿por qué si el banco me dio este límite para usarlo?”. Si, tienes razón. Pero para tu historial será mejor que no vivas al limite siempre. Los prestamistas de dinero que vean tu historial sabrán que estás viviendo en excesos cuando vean que tu tarjeta casi siempre está topada. Mejor es no darles una mala impresión.

Recompénsate como si fueras mercenario

La gran mayoría de las tarjetas de crédito cuentan con algún beneficio de puntos. Ojo, las tarjetas de crédito que te piden pocos requisitos para obtenerlas no cuentan con grandes recompensas. Visita el sitio web de tu banco y busca esta primera tarjeta de crédito para que conozcas todas las condiciones de las recompensas.

Ten cuidado con las anualidad de las tarjetas, estas suelen ser caras y regularmente no valen la pena al menos que le des un uso excesivo a tu tarjeta. Aquí te recomendamos unas tarjetas de crédito sin anualidades que tienen excelentes beneficios.

No te hagas… infórmate

Cuando te den tu tarjeta, te van a entregar unos papelitos. Y si, te va a dar flojera leerlos. Lo entendemos. No es necesario que leas todo, pero si es importante que revises al menos las letras que sean menos chiquitas. Las tarjetas de crédito generalmente te incluyen más beneficios de los que crees y justo en estos papeles es donde te lo comparten.

En estos papelitos, también vienen las cosas que te pueden hacer mucho pero mucho daño. Más que tu ex. Asegúrate de revisar las tarifas anuales, tu fecha de corte, tu tasa de interés, el CAT y otros detalles que te pudieran costar. Si llegas a tener alguna duda, márcale a servicio a cliente de tu banco.

Evita los anticipos en efectivo

Cada vez más, los bancos están ofreciendo las disposiciones de efectivo a sus clientes. Y si, suena tentador poder retirar efectivo de tu primera tarjeta de crédito. Pero esto regularmente viene con un costo. Y es un costo alto. Varía entre banco y banco pero puedes esperar comisiones de hasta el 6%. Solo tienes que saber que el banco te hace estas ofertas, no para caerte bien, si no para poder sacarte la mayor cantidad de dinero posible.

Revisa tus compras regularmente

Ahora con las plataformas digitales, es muy fácil revisar tus movimientos recientes, ya sea desde tu computadora o desde tu móvil. Esto te ayudará a ver en qué has gastado y cuánto has gastado. Pero, esto no es lo más importante de esta funcionalidad. Desafortunadamente, hay una alta probabilidad que te intenten hacer un fraude con tu primera tarjeta de crédito. Esto son los famosos “cargos no reconocidos“.

Si ves algún cargo que no parece correcto, intenta pensar que hiciste el día de ese cargo. Si lo pensaste varias veces y no se te ocurre de dónde salió ese gasto, marca inmediatamente a servicio a cliente de tu banco y asegúrate que no te hayan robado los datos de tu tarjeta.

Consejos de seguridad

Además de estar revisando la actividad de tu tarjeta, te recomendamos que siempre tengas tu tarjeta contigo, especialmente cuando hagas compras en negocios. Antes, los meseros solían llevarse tu tarjeta a cobrar, pero ahora esto ya no es necesario. Ten tu tarjeta siempre a la vista para asegurarte que nadie te esté anotando tus datos en alguna parte. Tip de expertos: no andes tomándole fotos a tu tarjeta y subiéndola a TikTok o a tus stories en Instagram.

Bono: no actives los pagos automáticos de tu tarjeta

Este último tip es muy importante. Algunos bancos tienen la opción para hacer pagos mínimos a tu tarjeta de manera automática. ¡No la actives! Porque seguramente no es lo que piensas. Si piensas que lo que debes a tu tarjeta se pagará automáticamente, no es así. Solo se hará un pago mínimo a tu tarjeta para que no caigas en mora, pero te cobrarán intereses. Hemos visto a mucha gente que le pasa esto y no se da cuenta hasta que es muy tarde y tienen mucha deuda.

Si alguna vez caes en deuda de tarjeta de crédito, y los intereses se están comiendo todo tu dinero, visítanos en www.digitt.com para solicitar un refinancimiento de tu deuda de tarjeta de crédito.