¡Hola! Ya sea que administres un negocio o quieras tener un mejor control de tus finanzas personales, saber hacer un presupuesto es algo indispensable. Si te encuentras en una situación similar entonces este artículo te será de mucha ayuda. Quédate con nosotros y aprende cuáles son los pasos que necesitas realizar para crear un presupuesto.

Al final del artículo, podrás descargar nuestra guía de creación de presupuestos para principiantes.

¿Por qué es importante crear un presupuesto?

En el aspecto financiero, contar con un plan y una estrategia de cómo manejar tus gastos e ingresos es vital. En ese sentido, el primer paso es tener una idea clara de cuánto ganas y cuánto de ese dinero está destinado a gastos fijos, ahorros, inversiones y cosas que se quieren comprar.

De igual manera un presupuesto nos permite tomar decisiones financieras con una mejor perspectiva. De esta manera podremos saber dónde podemos recortar gastos innecesarios para lograr un incremento en los ingresos. 

Al tener un presupuesto claro nos permitiremos fijar límites de gastos y administrar mejor nuestro dinero. En el caso de contar con un negocio, nos permitirá gestionar de mejor manera los ingresos y conocer realmente cuál es la ganancia real de las ventas. En otras palabras, un presupuesto nos da una estructura financiera.

Pasos para crear un presupuesto

Si nunca has realizado un presupuesto o no sabes si los que has hecho son correctos, no te preocupes. A continuación te explicaremos los pasos para crear un presupuesto desde cero. Recuerda que estas son nuestras recomendaciones. Puede haber estrategias que tú utilices que también funcionen.

identifica tus gastos

Paso 1: Identifica tus ingresos

El primer paso es saber exactamente cuánto estamos ganando y de dónde proviene dicho ingreso. Es importante que no solamente hagas una lista con las cantidades, también que especifiques si es un ingreso regular o irregular, si es un ingreso constante o si puede variar la cantidad y la fecha en la que se pagó.

Esto nos permitirá tener una idea general de cómo generamos dinero y en dónde estamos empleando más o menos esfuerzo para generar dinero. Haciendo este ejercicio a lo mejor notas que estás dedicando mucho tiempo en una actividad que no te genera tanto dinero y viceversa. De esta manera sabremos dónde realizar más o menos esfuerzos y optimizar nuestro trabajo.

Paso 2: Identifica todos tus gastos

Al igual que con los ingresos, es sumamente importante identificar todos nuestros gastos. Para esto necesitaremos hacer otra tabla donde ingresemos los datos necesarios. Aquí tenemos que especificar si el gasto es fijo, variable o único, también es importante registrar la periodicidad del gasto y si éste es deducible de impuestos o no.

Un ejemplo muy básico de gastos podría verse así:

  • Renta
  • Servicios (Luz, agua, gas)
  • Comida
  • Transporte
  • Entretenimiento
  • Tarjeta de crédito
  • Fondo de emergencia
  • Ahorro para el retiro

Esto nos permitirá tener un control de a dónde se va nuestro dinero e identificar áreas de oportunidad en nuestros hábitos financieros. Hacer un control de gastos nos ayuda a ver en qué estamos gastando de más y dónde podemos realizar ajustes para generar más ahorros que después se pueden utilizar en inversiones. Recuerda que por más pequeño que sea el ahorro, todo suma.

establece reglas con tu dinero

Paso 3: Fija metas realistas

Después de tener claro el flujo de los ingresos y el control de los gastos el siguiente paso es fijar metas financieras realistas. Un presupuesto no solo se queda en el aspecto de conocer la información, también involucra la parte de la acción. Es decir, es la pieza fundamental para un plan que aumente los ingresos.

Por ejemplo, podemos fijarnos una meta en la que podamos ahorrar una determinada cantidad mensualmente para, posteriormente, utilizarla como inversión. Lo importante de este paso es que dicha cantidad pueda ser realmente ahorrada, si fijamos una cantidad imposible de ahorrar la meta solo quedará como un sueño y jamás se cumplirá.

En este sentido existen plataformas que te pueden ayudar a fijar tus metas, una de ellas es Fintual. Esta app te ayuda a generar tu perfil de riesgo y te ofrece estrategias para ahorrar e invertir. Puedes elegir el tipo de ahorro o inversión y cuánto puedes aportar mensualmente a tu meta. El proceso para iniciar es un poco largo, sin embargo es una plataforma muy segura que vale la pena conocer.

Paso 4: Establece reglas

Sí, un presupuesto sano tiene reglas que tienen que seguirse. Estas reglas nos ayudan a mantener nuestro presupuesto en orden, pero es muy importante cumplirlas. Las reglas que implementemos son un compromiso personal y depende de nosotros llevar este plan a cabo. Un ejemplo puede ser la regla 50-30-20.

Existen múltiples estrategias con reglas distintas, pero la 50-30-20 es de las más utilizadas. Consiste en fijar un límite para cada tipo de gasto. 50% de nuestros gastos deben de estar destinados a nuestros gastos fijos, es decir lo que necesitamos. El 30% a los gastos que queremos, como entretenimiento o recreación. El 20% a ahorros y deudas o compromisos financieros.

El 50% destinado a necesidades debería de incluir:

  • Comida
  • Renta/Pago de hipoteca
  • Necesidades básicas
  • Transporte
  • Pago de préstamos y tarjetas de crédito

El 30% destinado a cosas que queremos debería de incluir:

  • Entretenimiento
  • Servicios de streaming (música y video)
  • Actividades de esparcimiento
  • Productos

Un punto importante a considerar es que hay saber identificar cuáles son nuestras necesidades y qué cosas simplemente queremos. Por ejemplo, si tenemos un trabajo donde necesitamos acceso a películas y series entonces los servicios de streaming se vuelven una necesidad. Revisa bien cuál es tu situación al hacer tu presupuesto.

El 20% destinado a ahorros y pago de deuda debería de incluir:

  • Fondo de emergencia
  • Pago de deudas existentes
  • Ahorro para el retiro
  • Ahorros generales

Al ser el menor porcentaje es muy importante priorizar a dónde vamos a destinar este ingreso. En estos casos siempre es importante comenzar con tener un fondo de emergencias. Después tenemos que pagar las deudas tóxicas que tengamos y después nuestro ahorro para el retiro. Los ahorros para productos o servicios que queramos son nuestra cuarta prioridad.

ajusta y revisa tu presupuesto

Paso 5: Revisa y evalúa el presupuesto constantemente

Uno de los pasos más importantes al hacer un presupuesto es el seguimiento que le damos. De nada sirve tener uno si no lo revisamos y hacemos una valoración de su funcionalidad. Esto nos permite ver nuestro comportamiento financiero e identificar hábitos buenos y malos que tenemos al respecto.

También es importante evaluar si el presupuesto nos ayudó a cumplir nuestra meta financiera y a qué velocidad. A lo mejor y haciendo esta evaluación nos damos cuenta cómo podemos mejorarlo y optimizar nuestros esfuerzos. Nuestra recomendación es monitorear mensualmente el presupuesto y hacer una evaluación cada tres meses.

Paso 6: Ajusta y adapta el presupuesto

En las finanzas nada es seguro y pocas cosas se mantienen como constantes. Aún con un trabajo con un salario fijo podemos tener variaciones como bonos, aguinaldos o alguna comisión generada. Por eso es importante que estemos abiertos a ajustar el presupuesto y registrar cada movimiento.

De igual manera podemos tener meses donde veamos gastos irregulares. En este sentido tenemos que saber adaptar el presupuesto a dichos eventos. Por ejemplo, emergencias financieras como alguna enfermedad, accidentes o imprevistos.

Muchas cosas pueden suceder y es importante que las sepamos considerar para que podamos financiarlas sin afectar nuestro presupuesto.

Ten cuidado con las deudas

Un elemento que puede perjudicar nuestro presupuesto y nuestras metas financieras son las deudas, principalmente las de los créditos revolventes que se salieron de nuestras manos. Es importante diferenciar que no todas las deudas son iguales, hay una diferencia entre tener un artículo a meses sin intereses que un saldo pendiente de una tarjeta de crédito.

Las deudas afectan directamente el presupuesto en la medida que nos vemos obligados a utilizar nuestros ingresos para pagar los intereses generados. Principalmente en el caso de las tarjetas de crédito donde es muy fácil que la deuda crezca exponencialmente al presentar atrasos.

Sin embargo sabemos que a veces hay situaciones que nos llevaron a endeudarnos. Como lo mencionamos anteriormente, emergencias médicas, accidentes, gastos que no estaban contemplados, muchas cosas pueden pasar. En estos casos, es mejor ver cómo podemos salir rápido de dicha deuda y no afectar nuestras finanzas personales.

Tips financieros

Al tener una deuda con una institución financiera debemos de ver la manera de cubrir dicha deuda de una manera rápida que no afecte nuestra capacidad de pago para no dañar nuestro presupuesto. Existen varias maneras en las que podemos hacer esto, por ejemplo, negociar quitas, reestructurar la deuda o en otros casos, refinanciarla.

La manera más sana de lidiar con una deuda es refinanciándola. ¿Por qué decimos que es la manera más sana de lidiar con una deuda? Porque tanto las quitas como las reestructuraciones pueden afectar tu historial crediticio. Muchas veces la condición para negociar las deudas es hacer una mención en el buró de crédito.

Una opción que no te afectará negativamente es refinanciar y nosotros en Digitt te podemos ayudar con eso. ¿Cómo lo hacemos? Muy fácil, absorbemos tu deuda y te brindamos un plan a meses con una tasa de interés menor a la del banco. De esta manera puedes reducir tus gastos mensuales y contar con un presupuesto saludable.

Si estás interesado en este proceso puedes visitar nuestro sitio web y hacer el cálculo de tu refinanciamiento en nuestra calculadora. También puedes ver nuestro contenido y seguirnos en nuestras redes sociales o visitar nuestro blog para leer más artículos sobre salud financiera.

Esperamos que este artículo te haya sido de utilidad y que de ahora en adelante puedas realizar mejores presupuestos que te ayuden a cumplir tus metas financieras. Nosotros nos despedimos ¡Hasta la próxima!

presupuesto personal