Solicitar un crédito es un proceso que muchos de nosotros hacemos en algún punto de nuestra vida. Sea por un deseo de invertir o por necesidad, tener acceso a un financiamiento puede cambiar nuestras vidas. Sin embargo, existen empresas que pueden afectarnos financieramente ofreciendo créditos fraudulentos.

¿Cómo funciona una empresa de créditos?

Primero que nada debemos de saber cómo funciona una empresa de créditos, también conocida como financiera. Este tipo de institución concede montos de dinero a manera de crédito para que el usuario disponga de estos de manera inmediata. Para esto se fija un plan con intereses para pagar en distintos plazos la cantidad prestada.

Las instituciones más conocidas para realizar este tipo de operaciones son, por ejemplo, los bancos. Seguramente te han ofrecido en más de una ocasión que tramites un crédito y con él, las tasas de interés, plazos, facilidades, etc. Y vaya, si nos conviene un crédito ¿por qué no considerarlo? Pero ojo, no todo lo que brilla es oro, ni todo lo que se nos ofrece conviene.

¿Empresas no confiables?

En todo el mundo hay lugares que intentan timar, robar y realizar fraude a las personas. Algunos de ellos más obvios que otros, sin embargo, un tema que ha sido muy recurrido por los usuarios son las famosas financieras estafadoras.

Por ejemplo, hace unos meses en México, UnoTV publicó los nombres de algunas apps de préstamos que han sido reportadas como estafadoras.

Entre ellas destacan:

  • OK Crédito
  • GMG Business
  • Dr. Loan
  • Money Cash Box
  • E. Prestamos
  • Express Load
  • Fus Money
  • Envía Dinero
  • PrestamoRapido
  • CrediFacil
  • Grupos Créditos

Es importante que mencionemos que nosotros NO estamos diciendo que estas empresas son fraudulentas. Te dejamos esta liga por si quieres checar el artículo completo.

¿Viste el artículo? Sea sí o no tu respuesta, aquí hay una lección importante. No creas todo lo que veas en una simple imagen o lista, especialmente en internet.

El artículo previo dice que la “CONDUSEF advirtió a la población sobre los fraudes financieros que se realizan a través de estas apps.” Sin embargo, al revisar la fuente, la CONDUSEF en realidad reportó que hubo defraudadores que usaron la identidad de aquellas apps para robar información y dinero.

Es el equivalente a que un estafador finja ser de Santander y te llame para robarte tus datos. Esto no convierte a Santander en una empresa fraudulenta. Lo que pasa es que le intentan robar la identidad a Santander para luego robarte la tuya.

¿Cómo distinguir a una empresa de créditos no confiable?

Debidamente deberás realizar tu propia investigación antes de obtener un crédito en línea. Aquí te dejamos algunos consejos que deberás tener en cuenta a la hora de considerar opciones de créditos.

Ofrece grandes cantidades con pocos requisitos

El primer indicador de una empresa de créditos no confiable es la cantidad de dinero que te ofrece para tu crédito y las facilidades con las que lo hace. Esta táctica está dirigida a personas que han tenido problemas financieros y que no pueden conseguir créditos. Imagina que llega alguien que te dice, no te preocupes, yo te presto mucho y muy fácilmente.

Cuidado, ninguna empresa va a soltar un crédito con pocos requisitos de por medio. Mucho menos un crédito grande. Si observas que no te solicitan un aval, referencias o información de tus ingresos entonces la alarma debe de prender.

No revisa tu historial crediticio

Otro indicador súper importante es que la empresa no solicite revisar tu historial crediticio. Como lo explicamos anteriormente, ¿por qué te otorgarán un crédito sin antes ver tu historial de pagos y comportamiento financiero? Lo complicado es que muchos usuarios tienen una mala calificación crediticia y es ahí donde estos supuestos créditos toman fuerza.

No dejes que la necesidad haga que lamentes más una decisión. Si la empresa de créditos no pide revisar tu historial crediticio entonces es mejor investigar a fondo las condiciones del crédito y evitar ser víctima de fraude.

La realidad es que si encuentras una empresa de este tipo que sí esté dispuesta a prestarte dinero, ten cuidado. Lo más probable es que te pongan la tasa de interés más alta que hayas visto en tu vida y de seguro tendrán equipos de cobranza muy agresivos.

Pide dinero por adelantado

Este es un tema un poco delicado. Si bien es cierto que hay tarjetas de créditos que piden un enganche para ofrecerte una primera tarjeta, esa práctica no es común. En este caso puede pasar que una empresa te pida un adelanto a manera de “seguridad” para ellos, sin embargo una vez pagado dicho adelanto se vuelve imposible encontrar canales para comunicarse con la empresa.

Pueden desde desaparecer con tu dinero, hasta montarte cláusulas de contrato imposibles de cumplir que solo harán que tu dinero no pueda ser recuperado. De una u otra manera, mucho ojo con esos “adelantos de dinero”.

Cuenta con malas reseñas en internet

Como bien dice la gente, la mejor recomendación es la que se hace de boca en boca. En este caso, de pantalla a pantalla. Siempre es bueno buscar reseñas de cualquier lugar o servicio que vayamos a visitar o contratar. En el caso de las empresas de créditos esto toma aún más relevancia.

Pero mucho ojo, no te dejes llevar por la información que encuentres en la página web de quien te ofrece el crédito. Ellos pueden manipular la información que quieran con tal de parecer de confianza. Mejor visita blogs financieros, páginas como Reddit, Quora, o hasta Yahoo Answers para buscar información de la empresa.

Evalúa reseñas en Google

Te recomendamos consultar las reseñas de Google para medir confianza. Solo que aquí ten un criterio un poco más estricto y verás que estas reseñas son buenas para medir confianza. Aquí te dejamos algunas observaciones que debes tener en cuenta.

  • No tiene calificaciones la empresa: esto puede significar que la empresa es muy nueva. Ojo con eso.
  • Tiene muchas reseñas pero todas son creadas alrededor de la misma fecha: hay veces que estas empresas crean cuentas falsas para colocar buenas calificaciones y opiniones.
  • Tiene muchas reseñas positivas y sus reseñas malas no tienen comentarios: las reseñas malas pueden ser por parte de la competencia que quieren dañar a sus rivales.
  • Revisa si las personas que dejan reseñas han dejado reseñas en otros sitios. Solo debes hacer clic en el perfil de la persona.
analizar reseñas en Google

Solicita información sensible para “realizar el trámite”

Mucho cuidado con las empresas que te piden datos sensibles para, según ellos, realizar el trámite. Antes que nada debes saber que ningún banco o institución financiera puede pedirte información como números de cuenta, contraseñas bancarias, números completos de tarjeta o los códigos de seguridad de las mismas.

Muchos de estos lugares operan vía telefónica con manuales para hacer que las personas suelten información poco a poco. Si identificas que te están pidiendo este tipo de datos entonces mejor cuelga y no sigas con ningún trámite.

Falta de transparencia en el trámite del crédito

Es muy importante fijarnos en qué tan transparente es la empresa con las condiciones del crédito. No solo se trata de fijarse en las “letras chiquitas” sino de dudar de la veracidad de la oferta. Si te llegan a ofrecer uno de estos créditos y los “asesores” no te responden tus dudas, ni te dan la información que consultaste entonces también debemos de prender la alarma.

Pregunta acerca de las fechas y condiciones de los pagos, la tabla de amortización, los intereses generados según las tasas de interés, si éstas son fijas o variables. Compara esta información a la de los préstamos bancarios y fíjate si hay mucha diferencia. Ahora, si ves que se contradicen o incluso no saben responder las preguntas, aléjate.

Tiene un diseño web poco profesional y publicidad engañosa

La imagen de la empresa también puede ayudarnos a determinar si es confiable o no. Empezando por la página web. Analiza la estructura de la página web, si hay números de servicio al cliente, si existen faltas de ortografía, incluso si hay incoherencias. Toda esa información habla mucho del profesionalismo de la empresa.

Lo mismo sucede con las redes sociales. No creas ningún anuncio en Facebook, Instagram o YouTube. No todo lo que se publica y publicita en Facebook es real. Es más, mucha de la información que lees en dichos medios es falsa. Los fraudes cibernéticos son cada vez más comunes, no llenes formularios ni des tu información a la ligera.

Hagamos un ejemplo con una empresa real de la cual omitiremos el nombre.

ejemplo de análisis de fraudes

Primero encontramos un error de ortografía en su subtítulo que dice “Tu préstamos con”. Sí, todos cometemos errores. Pero una empresa que quiere cuidar su reputación no debería tener errores en su página principal.

Adicionalmente, al visitar el sitio web de esta empresa, su imagen principal está un poco borrosa. Esto nos causa sospecha respecto a su calidad.

Otra cosa que nos llama la atención es que no hay mención de un aviso de privacidad en esta instancia que se capturará el dato de tu número de teléfono. ¿Qué permisos tienen ahora que guardaron tu número?

Por último, es un poco raro que cambien el sujeto informal a formal en sus oraciones. Por ejemplo usan “tu préstamos” de “tu” y luego cambian a “solicite ahora” de “usted”.

Ojo: este análisis no declara si la empresa es fraudulenta o no. Solo es un ejemplo para que tú mismo puedas analizar otros sitios.

Recuerda también que las apariencias engañan. Existen empresas fraudulentas que parecen confiables por ser “grandes” con un diseño bonito y con información atractiva y creíble. Mucho ojo, lo mejor que uno puede hacer es dudar de todo y hacer una investigación profunda sobre dicha empresa.

Tips financieros

Caer en una deuda es fácil, solo se necesitan unas cuantas malas decisiones y de la noche a la mañana uno se ve rodeado de montos impagables. Es en este punto donde las empresas de créditos fraudulentas se aprovechan de los usuarios. No caigas, pero tampoco te preocupes demasiado, existen maneras de refinanciar esas deudas que te quitan el sueño.

Puedes desde, negociar quitas con el banco, hasta pedir prestado a un amigo/familiar y arreglarse con ellos. Pero también puedes optar por refinanciar tu deuda y pagarla en plazos. ¿Cómo lo puedes hacer?

Bueno, en Digitt te ayudamos con eso. Nosotros cubrimos tu deuda y fijamos plazos a un interés menor que el del banco.

Alíviate con un refinanciamiento

Pero para que estés seguro, visita nuestro sitio web y conoce cómo funcionan nuestros servicios. Podrás consultar todas las condiciones para tu tranquilidad. Si quieres estar al pendiente de nuestro contenido puedes seguirnos en nuestras redes sociales o visitar nuestro blog. Estamos subiendo contenido constantemente.

Y eso ha sido todo por esta ocasión. Esperamos que lo que leíste en el artículo te ayude a distinguir que empresas de créditos son confiables o no. Recuerda darte una vuelta por nuestro blog para más consejos de finanzas personales. Nosotros nos despedimos ¡Hasta luego!