Las casas de empeño llevan existiendo desde la Antigua Grecia y siguen funcionando de manera muy similar. Alguien que necesita dinero, va a una casa de empeño y entrega un objeto de valor a cambio de dinero. Dicho objeto puede recuperarse, pero existen condiciones. Si te da curiosidad conocer sobre el funcionamiento de estas, sigue leyendo.

¿Qué hace una casa de empeño?

La esencia de una casa de empeño es hacer préstamos con colateral. ¿Qué significa esto? Que estos establecimientos ofrecen préstamos de dinero a cambio de algo de valor público.

Una casa de empeño puede tener otras ramas de negocios, cómo la venta de productos al público, pero su enfoque principal es prestar dinero.

¿Cómo funciona una casa de empeño?

Las casas de empeño le ganan mediante los intereses y comisiones que te cobran cuando quieras volver a recuperar tu objeto valioso. Para asegurarse que vayas a pagar, la casa de empeño hace 2 cosas. Primero, se queda con tu objeto valioso y no te lo va a regresar por más que le ruegues. Segundo, te pagan mucho menos de lo que vale tu objeto a que si lo vendieras por tu cuenta.

La facilidad que presentan las casas de empeño es que no piden revisar tu buró de crédito, cuenta de banco, ni te piden un aval. Aún sin tener estos filtros, las casas de empeño si se ven reguladas por la PROFECO.

¿Qué puedo empeñar?

Hemos mencionado mucho la frase “objetos valiosos” como referencia a lo que puedes empeñar, pero ahora vamos a ser más específicos. Las cosas principales que generalmente son aceptadas universalmente por las casas de empeño son:

  • Joyería
  • Relojes
  • Monedas de Colección
  • Automóviles
  • Motos y Bicicletas
  • Inmuebles
  • Computadoras y celulares
  • Electrodomésticos
  • Muebles

Sin embargo, habrán cosas fuera de esta lista que los valuadores de las casas de empeño pudieran contemplar recibir. Pero, entre más difícil vean ellos que será vender el objeto en caso de impago, probablemente te den menos dinero por él.

¿Cuánto dinero puedo obtener por mis objetos de valor?

Las casas de empeño te van a dar un porcentaje del valor de tu objeto. Este porcentaje va a ser entre 25% y 60% de lo que ellos crean que se puede vender dicho objeto en el mercado.

Lo que recomendamos para que puedas calcular cuánto dinero vas a obtener es que ingreses a sitios en línea de objetos semi-nuevos. Luego busca por cuánto dinero se están vendiendo objetos como los que quieres empeñar. Para obtener el rango bajo y alto de lo que te pudieran prestar por el usa la siguiente fórmula.

Valor del objeto multiplicado por 0.25 = Rango Bajo
Valor del objeto multiplicado por 0.6 = Rango Alto

Para que tengas una idea, el préstamos promedio de una casa de empeño es de $1,600 pesos.

¿Cuánto tiempo tengo para pagar mi préstamo?

La respuesta que no querías escuchar es: depende. Cada casa de empeño tendrá su propia política de plazos de pagos y condiciones. Hay casos que pueden ser tan cortos como 24 horas, y otros en el que podrás extender los plazos hasta 20 meses. Sin embargo, nos atrevemos a decir que el promedio está entre 5 y 6 meses.

¿Cómo está eso de la extensión?

Algunas casas de empeño de pueden dar la opción de algo llamado “refrendo“. Un refrendo se refiere a la oportunidad que te da el establecimiento de pagar los intereses e IVA que ibas a pagar en tu plazo original anticipadamente para extender tu plazo. Esto significa que te ganas tiempo para pagar el monto del préstamo inicial. Sin embargo, las casas de empeño de ponen un límite de refrendos que puedes realizar por préstamo.

¿Qué pasa si no pago mi préstamo?

¿Recuerdas que la casa de empeño se quedó con tu objeto de valor? Pues si no pagas tu préstamo, lo van a vender. Por eso mismo te dan menos en tu préstamo de lo que vale, porque no saben cuánto tiempo tardarán en vender tu objeto y buscan sacarle alguna ganancia por la molestia.

¿Cuál es la tasa de interés que tendré que pagar por mi préstamo?

La respuesta odiada es: depende. Es importante que contemples todos los costos asociados con el préstamos que te otorguen. Este costo total se le conoce como el CAT.

Para poner un ejemplo, un préstamo de $1,600 con una tasa del 20% a 30 días te daría un costo de $320 + los $1,600 originales. Esto igualaría a $1,920 del costo total de tu préstamo.

¿Dónde encuentro la mejor casa de empeño?

Cuándo comiences a buscar una casa de empeño, asegúrate de comparar entre las casas de empeño privadas y las Instituciones de Asistencia Privada (IAP).

Las casas de empeño privadas te van a poder dar montos de créditos más grandes pero te van a tocar tasas de interés más altas.

Más recomendable sería acercarse con una IAP ya que estas no tienen fines de lucro. Buscan sustentar sus operaciones con intereses pero con la menor cantidad posible. Por esto mismo tienen tasas más bajas pero se protegen con préstamos más pequeños. El Nacional Monte de Piedad es un ejemplo de estas casas de empeño sin fines de lucro.

¿Cuándo se si me conviene empeñar?

Nosotros recomendamos que solo empeñes cuando te sea verdaderamente urgente. En la actualidad ya existen mejores alternativas en el mercado digital, tanto con micro-préstamos como con préstamos personales.

Si estás pensando en empeñar algo valioso para poder pagar una tarjeta de crédito, te recomendamos que nos busques en Digitt. En Digitt te ayudamos a salir de deuda de tarjeta de crédito con tasas bajas y planes de pagos fijos y transparentes.