¿Te has preguntado cómo es que el cargar con una deuda afecta tu salud? Todos en algún momento hemos experimentado el estrés financiero pero, más allá de hacernos pasar un mal rato, esto puede provocarnos problemas de salud a largo plazo.

La relación entre los problemas financieros y de salud

La idea de que cualquier problema financiero, como tener una deuda, nos provoque estrés puede parecernos muy obvia. Tan obvia que incluso corremos el riesgo de verlo como algo normal. Según un reporte de Willis Towers Watson:

“Una persona con problemas económicos tendrá ansiedad y tensión nerviosa permanentes y dedicará al menos 13 horas al mes a pensar en [ellos]…”

Ahora, tal vez un mínimo de 13 horas repartidas en un mes no parezca ser mucho pero piensa en todo lo que esas horas le están haciendo a tu cuerpo. Más aún si llevas varios meses cargando con el estrés financiero de una deuda.

Consecuencias del estrés crónico

En realidad el estrés aparece como una respuesta involuntaria a las sensaciones de angustia, preocupación o ansiedad ante cualquier situación que identifiquemos como un problema o amenaza. Entonces ¿por qué tanta insistencia en el estrés provocado por los problemas financieros?

Porque, como lo menciona el reporte de Willis Towers Watson, la ansiedad y tensión nerviosa por este tipo de problemas suele ser algo permanente, lo que se traduce en un caso de estrés crónico.

De acuerdo con Thijs Launspach, psicólogo holandés y especialista en el manejo del estrés, algunas de las posibles consecuencias relacionadas con exponerse al estrés durante largos periodos de tiempo (meses o años) son: un sistema inmune debilitado, obesidad u otros problemas de alimentación, e incluso algunos tipos de cáncer y muerte prematura.

Launspach habla más sobre este tema en su plática de TedX “How stress is killing us (and how you can stop it)

El efecto del cortisol y adrenalina en nuestro cuerpo

Puede que la transición entre el estrés y los problemas de salud que menciona Launspach te parezca repentina o necesites más claridad sobre la relación entre ambos, así que en seguida te compartimos un video de TED Ed donde se explica la forma en la que el estrés afecta nuestro cuerpo.

(El video cuenta con la opción de subtítulos en español)

Tal como lo dice el video, en el corto plazo o para situaciones emergentes, el estrés puede servirnos de ventaja. Sin embargo, ésta respuesta tiene consecuencias en tus órganos y células.

Cuando te encuentras en un estado de estrés, tus glándulas suprarrenales liberan  hormonas, como la adrenalina y el cortisol, en tu sistema sanguíneo. La adrenalina acelera tu corazón y eleva tu presión arterial. Por su parte, la constante exposición al cortisol daña el revestimiento de tus vasos sanguíneos y puede provocar que se formen placas de colesterol. Esto con el tiempo puede provocar problemas de hipertensión, infartos o derrames cerebrales.

De igual manera la relación que existe entre las señales de estrés que emite tu cerebro y el resto de tus órganos y sistemas, puede causar problemas de:

  • Insomnio
  • Alimentación
  • Agotamiento crónico
  • Problemas estomacales
  • Acné
  • Pérdida de cabello
  •  Tensión muscular
  • Déficit de atención
  • Entre otros

Así que sin duda es importante evitar el estrés de todo tipo, incluyendo el estrés financiero, para reducir las posibilidades de padecer alguno de éstos problemas de salud a largo plazo.

De hecho, en un estudio publicado por el Aspen Insitute, “The Burden of Debt on Mental and Physical Health”, menciona que las personas con problemas de estrés provocados por una deuda tenían más probabilidades de padecer a largo plazo  problemas como migrañas, úlceras, depresión e infartos.

Piensa en tu cuerpo como una unidad

Al final del día debemos recordar que nuestro cuerpo funciona como una unidad y lo que afecte a un sistema, eventualmente  puede tener efectos secundarios. Por ejemplo, en el caso del insomnio provocado por estrés no se trata de perder unas horas de sueño y listo.  Varios expertos médicos han concluido que la falta de sueño tiene consecuencias en tu sistema inmune. De acuerdo con Mayo Clinic:

“Durante el sueño, el sistema inmunitario libera proteínas llamadas citocinas, algunas de las cuales ayudan a promover el sueño. Algunas citocinas deben aumentar cuando tienes una infección o inflamación o cuando estás estresado.” 

Eso quiere decir que tu cuerpo necesita dormir no sólo para defenderse en caso de enfermedades infecciosas como un virus, sino para recuperarse del mismo estrés que irónicamente es una de las causas principales del insomnio.

No estás solo

Antes de que entres en pánico o le añadas leña al fuego de tu estrés, recuerda que no eres el único en esta situación. De acuerdo con el mismo estudio de Willis Towers Watson, además de provocar ansiedad y tensión nerviosa permanentes, “[los] problemas financieros afectan a 31.7 millones de trabajadores mexicanos.”

¡Imagínate eso! Más de la mitad de la población económicamente activa sintiendo estrés financiero de forma constante, siendo el tener una deuda la principal inquietud. Según datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) al menos el 55% de los mexicanos pide créditos para pagar deudas y cubrir necesidades económicas básicas.

Consecuencias del estrés en tus finanzas

El problema con el estrés es que, de cierta manera, se puede convertir en un círculo vicioso. ¿Por qué? De acuerdo con un artículo de Forbes México “las personas con estrés financiero [podrían ser] más propensas a tomar decisiones financieras equivocadas, pues su pensamiento está empañado por la preocupación.”

Puesto en otras palabras, lo que originalmente nace como una respuesta  natural de nuestro cuerpo para luchar contra una amenaza puede resultar contraproducente para enfrentarla. Mientras sigas permitiendo que el estrés financiero te abrume, será aún más difícil que resuelvas tus problemas financieros.

Entonces, ¿qué puedes hacer para frenar el estrés y sus consecuencias?

1. Recupera tu balance 

Ya te diste cuenta que continuar en un estado de estrés reducirá tus posibilidades de solucionar tu situación. Por lo tanto lo primero que debes hacer es de lo más básico: respira. Los ejercicios de respiración a consciencia son geniales para recuperar la calma y darle un mensaje a tu cuerpo de que te encuentras a salvo.

También puedes integrar ejercicios diarios de Mindfulness o meditación guiada para promover un estado de calma constante que contrarreste las preocupaciones o estrés financiero que puedas estar sintiendo. No olvides que de igual manera el ejercicio constante te ayuda a liberar otro tipo de hormonas como la dopamina y la serotonina que promueven un estado de felicidad en tu cuerpo.

2. Ponte en acción 

Ahora que estás promoviendo un estado  de calma puedes tomar decisiones mucho más acertadas que hagan sentido con tu situación. Pregúntate ¿qué es lo que me está provocando este estrés y cómo lo puedo resolver?

Si es una cuestión de sueldo, platícalo con tu jefe. Si cada mes estás teniendo un problema para pagar la renta, revisa y ajusta tu presupuesto. Etc…Cualquiera que sea tu situación es importante que la analices y te informes lo más posible para que tomes la mejor decisión.

Por ejemplo, si tu principal preocupación financiera es liquidar tu deuda de tarjeta de crédito, te invitamos a visitar nuestra página para que a través de herramientas como nuestro simulador puedas revisar el Crédito Digitt, a través de sus beneficios, es la mejor opción para solucionar tu deuda.

En resumen, no dejes que ningún tipo de estrés controle tu vida sólo:

¡Respira, planea y actúa!