Ya pasó una semana desde Día de Reyes y poco a poco la euforia navideña se fue disolviendo para dar paso a la temida cuesta de enero. Pero…

¿Qué es la cuesta de enero?

A grandes rasgos, la cuesta de enero es un término cotidiano que usamos para hablar del estrés financiero que muchas personas pueden estar sintiendo como resultado de los ajustes de precios en ciertos productos, pagos de impuestos como lo es el Predial y compras acumuladas de los últimos meses del año que se suman a los gastos fijos.

¿Esto les pasa a todos?

La respuesta sencilla es NO. Por ejemplo, si en tu caso aprovechaste estrategias como separar una parte de tu aguinaldo o ahorraste durante el año para solventar los gastos de este mes entonces es posible que la cuesta de enero no te afecte o que al menos no te sea tan difícil.

Sin embargo, si este no es tu caso, no te desesperes porque definitivamente no eres el único. Tan sólo en 2018, la CONDUSEF publicó que “el 84% de los mexicanos considera tener dificultades financieras en enero” y “[…] sólo el 11.5% acostumbra a prepararse para la cuesta de enero.”

No hay que entrar en pánico

Si consideras que eres parte de ése porcentaje que está resintiendo la cuesta de enero en cierta medida y para colmo te salió el muñeco en la rosca… respira tranquilamente, que aún hay mucho que puedes hacer para facilitarte estos meses.

¿Estos meses?

Sí, estos meses, pues, aunque estos cambios en la economía personal son más evidentes en enero, puede que recuperar el equilibrio nos lleve un par de meses más. Todo dependerá de tu situación actual y de cómo decidas enfrentarla.

Así que no se vale ignorar la cuesta de enero pensando que al llegar el día 30 ésta quedará en el pasado. Enseguida te compartimos algunas estrategias para ayudarte a tomar el control de esta situación.

Estrategias para triunfar ante la cuesta de enero

1.  Haz tus cuentas

Para trazar tu plan de acción primero te tienen que quedar clarísimas las cuentas. Comienza haciendo un registro detallado de tus gastos fijos, deudas acumuladas y pagos obligatorios de inicio de año.  

¡No dejes que se te escape ni un concepto! Desde la tenencia vehicular y colegiaturas hasta ése viaje que pusiste a meses sin intereses.

 2.  Administra tu dinero

Revisa cuál es tu capital disponible (sueldo, fondo de emergencia, lo que te haya sobrado de bonos o aguinaldo, etc) y las fechas en las que tienes que realizar cada pago.  De esta forma te será más fácil identificar tus prioridades de pago. 

Tip: Hay algunos pagos como el Predial que puedes diferir a meses o pagar con descuento, lo cual te puede ayudar al momento de administrar tu dinero.

3.  Reduce gastos

Puede que, después de los excesos de fin de año, la austeridad parezca una forma de castigo pero en realidad es una buena estrategia para recuperar la paz mental. Empieza identificando y reduciendo los famosos gastos hormiga, que van desde el café diario hasta suscripciones a servicios Premium que en realidad no aprovechas. 

Recuerda que esto no tiene que ser un cambio definitivo, pues una vez que recuperes tu equilibrio financiero podrás retomar tus gustos de manera consciente.

4.  Evita las rebajas

No caigas en la tentación de los descuentos, liquidaciones y rebajas. Aún si ya tenías contemplado “aprovechar” las rebajas para comprar ropa, aparatos o membresías, recuerda cuáles son tus prioridades y pregúntate ¿en verdad lo necesito?

5.  Haz pausa en algunos planes

Similar al punto anterior, puede que con la mentalidad de “año nuevo, vida nueva” te quieras lanzar de inmediato a empezar el GYM o tomar clases de cocina, lo cual está padrísimo, pero si estos son gastos completamente nuevos para ti o sabes que después del arranque de año dejes de asistir mejor haz pausa en estos planes y concéntrate en cumplir con tus compromisos previos

Ahora, esto no quiere decir que tengas que descuidar tu salud o propósitos, simplemente te recomendamos buscar otras alternativas para empezar como salir a correr o aprender recetas en YouTube.

6.  Refinancia tu deuda

Otra estrategia financiera para sobrellevar la cuesta de enero es el refinanciamiento de deuda.  Si la deuda que acumulaste te quita la tranquilidad, es momento de buscar alternativas que te ofrezcan mejores condiciones para liquidar tu deuda.  

La buena noticia es que existen varias opciones en las que te puedes apoyar dependiendo del tipo de deuda que tengas. Por ejemplo, en Digitt nos enfocamos a ayudar quienes buscan cancelar su deuda de tarjeta de crédito. Ya sea que quieras liquidar una tarjeta o que quieras aplicar la consolidación de deuda.

Empieza con el pie derecho

Así que no te preocupes, si no llegaste preparado para la cuesta de enero, puedes aplicar algunos o todos los consejos anteriores para salir de ella con éxito. Ten presente que tu balance económico está en tus manos y que incluso una situación que parece abrumadora se puede solucionar paso a paso.