Cuando una oferta suena demasiado buena para ser verdad, como la de tasas más bajas que el banco, usualmente no es verdadera. Por eso entendemos cuando gente comenta…