Rara vez se toca el tema de las finanzas personales en el sistema educativo mexicano. Por eso, no sorprende que exista el miedo de usar tarjetas de crédito y otros servicios financieros. Nadie quiere perder dinero por cometer un error muy evitable. Es por esto que hoy quiero desmentir mitos y aclarar realidades sobre las tarjetas de crédito.

En cada título pondré un mito o una realidad. Aunque la respuesta esté justo al iniciar el texto, te recomiendo que seas honesto contigo mismo e intentes reflexionar si en realidad sabías si era mito o realidad.

Si realizo el pago mínimo, no pagaré intereses

MITO. El banco va a calcular cuánto debes después de realizar tu aportación mínima y te va a cobrar intereses. Y muchos. Evita caer en la trampa de los pagos mínimos y has tu mejor esfuerzo para pagar lo más que puedas. Sin embargo, si ya caiste en la trampa y buscas una solución, ingresa aquí.

El pago mínimo solamente es la contribución mínima que puedes hacer si es que quieres seguir usando tu tarjeta. En algunas instancias, los bancos no te permitirán realizar más pagos si es que no realizas ni el pago mínimo del periodo previo.

Cancelar una tarjeta de crédito antigua empeora tu historial crediticio

REALIDAD. Desafortunadamente es cierto. No es tan grave como pensarías pero definitivamente tiene un efecto. ¿Cómo?

Digamos que tienes dos cuentas. Ambas tienen una línea de crédito de $40,000. Es decir, en total tienes crédito disponible por $80,000. Si cierras tu cuenta, tienes menos crédito disponible; ahora solo $40,000. Pero tener más o menos crédito no es el problema que afecta a tu puntaje. El problema es que sube tu utilización de crédito.

¿Qué es esto? Simplemente es el porcentaje que usas del crédito que tienes disponible. Si tengo $40,000 de deuda pero tengo $80,000 disponible, mi utilización de crédito es de 50%. Es un porcentaje sano. Sin embargo, si cierro una cuenta y mi deuda sigue igual, ¡entonces estoy usando el 100%! Esto se va mal ante analistas de crédito porque ven que mi cuenta esta “topada”.

Si tu cuenta no tiene anualidad, te recomendaría simplemente no usarla en vez de cancelarla. Si tiene comisión por no-uso, entonces te recomiendo meterle algún pago domiciliado para que permanezca activa.

Tener múltiples tarjetas de crédito daña tu puntaje en Buró de Crédito

MITO. Tener muchas tarjetas de crédito no va a dañar tu historial crediticio. Lo que sí puede bajar tu puntaje un poco es realizar muchas solicitudes de tarjetas muy rápidamente. Ojo, solo te afectaría el puntaje a corto plazo. De cualquier manera, te recomiendo solo tener 2 tarjetas de crédito. Si quieres más, te recomiendo que las solicitudes tengan al menos 6 meses de separación.

Es más, tener múltiples tarjetas hasta pudiera ser bueno. Como mencionaba en el punto previo, al tener más tarjetas, tendrás más crédito y así pudieras mejorar tu porcentaje de utilización. Claro, siempre y cuando no veas el tener más tarjetas como una invitación de endeudarte más.

Tener saldo pendiente de un mes a otro te ayuda a armar historial

MITO. La realidad es que esto nunca te va a ayudar a mejorar tu historial crediticio. Para empezar, si no hiciste ni el pago mínimo, tu historial se verá muy perjudicado. Si hiciste el pago mínimo, no tendrás una tache en tu buró, pero estarás pagando mucho dinero en intereses.

Sí, utilizar tu tarjeta de crédito te va a ayudar a armar un buen historial, pero solo si pagas el saldo completo mes con mes.

Puede convenir pagar anualidades en las tarjetas

REALIDAD. Usar tu tarjeta recurrentemente (siempre y cuando sepas que la puedes pagar), es una gran manera de conseguir beneficios como puntos para compras, millas para viajes, y promociones para eventos.

¿Cuándo vale la pena una anualidad? Cuando la cantidad de descuentos y regalos que obtienes, supera el costo de la anualidad. Digamos que tu anualidad es de $1,000 pesos, pero cada año tu tarjeta de crédito te regala un vuelo redondo con valor de hasta $2,000. ¿Te conviene? Si te gusta viajar, sí.

Pagar una mensualidad un poco tarde siempre va a dañar tu historial

MITO. Pensaríamos que todas las instituciones te reportarían negativamente al buró de crédito si llegaras a pagar tarde. Sin embargo, no siempre es el caso.

Muchas instituciones tienen días de gracia (de tolerancia) de algunos días en los que te pueden reportar como buen pagador aunque te atrases un par de días. Sin embargo, no siempre será el caso entonces te recomiendo pagar a tiempo cuando puedas.

El interés comienza a acumularse inmediatamente después de que se hace una compra

MITO. Siempre y cuando pagues el saldo deudor total de tu tarjeta, no le deberás intereses al banco. Muchos creen que las tarjetas de crédito comienzan a cobrarte intereses solo por usar la tarjeta. Por eso también hay tanta resistencia al sacar una cuando esto no es cierto.

Lo que sí es cierto es que, en caso de que no pagarás tu saldo total, es que lo intereses a pagar se calculan de acuerdo a la fecha en la que realizaste tus compras. Es decir, se calcula acorde a los días en los que el banco te prestó dinero.

El banco solo le gana cuando pagas intereses

MITO. Los bancos no solo ganan dinero cuando te cobran intereses, si no que también generan ingresos cuando haces compras. Los bancos le cobran a los comerciantes una pequeña comisión por cada transacción que hacen sus negocios con tarjetas de crédito.

Quizá ya no se te haga tan raro que los bancos incentiven tanto el uso de la tarjeta de crédito. Y quizá menos te sorprenda cuando negocios pequeños te cobren un adicional por pagar con tarjeta en vez de efectivo.


Los niveles de dificultad de estos mitos y realidades variaban mucho. Si lograste acertar en todas las instancias, ¡te felicito! Si no lo lograste, ahora ya conoces un poco más del mundo de las tarjetas de crédito.