Ibas muy alegre en tu viaje de carretera. Tan alegre que se te olvidó revisar la velocidad a la que ibas. Oh oh… Resulta que te detuvo una patrulla federal. ¿Qué sigue? Multa. Y vaya que no son baratas estas multas. Pero bueno, decides disfrutar lo que te queda de carretera y te olvidas completamente de la multa. Pero la multa no se olvida de ti. Cuidado. Si se te olvida pagarla, verás esta multa de transito en tu buró de crédito.

¿Por qué aparece la multa en mi buró?

Dices, “¿pues que tiene que ver una multa con mi historial de buró de crédito?” Pensaría uno que nada. Pero no es así. El pago de las multas federales es un derecho que tiene el Estado emisor. Entonces has de cuenta que el Estado te está otorgando un crédito fiscal y está obligado a pagarle lo que le debes.

Cuando no pagas la multa o no demandas la nulidad y se cancela por medio del Juicio los Riesgos, la Policía Federal transfiere ese pago pendiente al SAT. Si, ese SAT.

Ahora ellos tienen la facultad de requerir el pago total de la multa más los gastos de cobro, embargar bienes, registrar una nota negativa en tu buró de crédito, congelar cuentas bancarias, y hasta generar una opinión negativa de tus obligaciones fiscales.

Recomendaciones para evitar dañar tu historial crediticio

Algo que debes saber es que, luego de que entregaron tu bella infracción, pasan unos tres días para que la Policía Federal la suba a su sistema. Después de esos días, podrás consultarla y descargar la línea de captura con la que podrás pagar el monto requerido.

También debes saber que estas multas pueden ser impugnadas y canceladas por medio de lo que llaman Juicio Contencioso. Ese derecho está impreso al reverso de las multas (punto número 3). Aquí se señala que es tu derecho demandar jurisdiccionalmente la nulidad de la sanción. O en palabras más sencillas, que hagan paro y la cancelen.

Por esto, mejor te recomendamos que si alguna vez eres multado por la policía federal, presentes el Juicio de Nulidad ante el Tribunal Federal de Justicia Administrativa. Recuerda que debes hacerlo dentro de los siguientes 30 días de recibir tu regalito, digo… multa. Aún así, la mejor opción para evitarte la sorpresa de tener este crédito no-deseado es simplemente pagar tu multa.

En Digitt nos ha tocado darle las malas noticias a solicitantes de crédito sobre su puntaje en buró de crédito. Las malas noticias siendo que su historial de buró ha sido dañado por esa multa que se les olvidó pagar o que ni sabían que tenían. Si quieres revisar si tienes una de estas multas en tu buró de crédito, revisa este artículo.