¿A ti también te preocupan los rumores sobre la factura instantánea? Bueno, no es de sorprenderse ya que fueron varios medios de comunicación los que ayudaron a difundir rumores que hablaban sobre “multas” y “el control del SAT”.

Así que decidimos hacer un artículo sobre la factura instantánea para que tengas mayor claridad sobre cómo funciona y de qué manera la puedes aprovechar.

La causa de los malentendidos

A lo mejor parte de la confusión se debe al uso de la palabra “instantánea”. Por lo general, relacionamos lo instantáneo con la idea de lo automático y lo automático con todo lo que ocurre sin nuestro control o interferencia DIRECTA.

Esa supuesta falta de control de nuestra parte, ya sea como consumidores o dueños de negocio, es probablemente la razón por la que muchos se sintieron alarmados. Pero, no te preocupes, que éste no es el caso.

¿A qué nos referimos entonces con una factura instantánea?

¿Te ha pasado que al momento de pedir factura por algún gasto deducible te piden una larga lista de datos para facturar? Ya sea que estés solicitando factura por un servicio o la compra de un aparato para tu negocio, la verdad es que este proceso de dar tus datos y esperar a que te llegue tu factura al correo para confirmar que se generó puede ser bastante tedioso. Ya sea que lo hagas cada vez que vas a un negocio nuevo o cuando te estés dando de alta con un proveedor frecuente.

Es aquí donde entra la factura instantánea.

La factura instantánea es un mecanismo adicional de facturación que te permitirá ahorrar el tiempo y molestias relacionadas con pedir una factura desde el momento en el que pagas en una Terminal Punto de Venta (TPV).

Esto quiere decir que al pagar con tarjeta de crédito o débito con algún establecimiento o proveedor que cuente con esta opción, podrás decidir que si quieres que se te  genere una factura en el mismo instante en el que pagas (de ahí su nombre).

Pero ¿cómo funciona la factura instantánea?

Esta nueva alternativa funcionará gracias a la colaboración entre el SAT y la Asociación de Bancos de México, donde a partir del 1ero de enero de 2020 se empezará la iniciativa de configurar las terminales y chips de las tarjetas bancarias  para quienes quieran aprovechar esta función.

El proceso en sí es bastante simple:

1.        Al momento de pagar con tu tarjeta bancaria el proveedor te preguntará si quieres que se realice la factura instantánea.

2.       En caso de que te convenga y aceptes, el proveedor iniciará con el proceso donde la TPV leerá tu RFC, el cual estará guardado en tu chip (en un momento te platicamos cómo) y será la única información que se enviará al SAT para empezar a generar tu factura.

3.       Al recibir la confirmación el proveedor sólo tendrá que seleccionar la información básica para generar tu factura como la clave de producto o servicio, así como la cantidad que te están vendiendo.

4.       Una vez capturada la información necesaria, se imprimirá tu voucher como siempre, sólo que éste incluirá un código QR que podrás escanear para verificar que tu factura se haya realizado correctamente.

Y ¡listo!, tu factura fue generada. Tal vez te parezca que es mucho rollo para algo “instantáneo” pero este proceso en realidad está a un par de clics en la terminal, simplemente quisimos desglosarlo lo más posible para que sea claro cómo funciona.

Pero antes…

Para que puedas facturar de manera instantánea necesitan ocurrir algunas cosas:

1.   Que el proveedor haya decidido incluir esta opción como parte de la operación de su negocio.

Esto implica pasar  por el proceso de configurar su terminal para leer el RFC del chip y precargar la información de su negocio como la clave o clave de sus productos o servicios y los impuestos relacionados.

2.   Que tú, al considerar que esta alternativa puede ser conveniente para ti,  hayas ido a tu banco a solicitar que se integre tu RFC en el chip de tu tarjeta.

Aunque hasta ahora no se ha anunciado cómo se realizará el proceso de solicitud ya que cada banco tendrá la libertad de definirlo.

Como te puedes dar cuenta, esto implica que la factura instantánea es 100% voluntaria, tanto por parte de los proveedores como los consumidores.

Así que como dirían las abuelitas…

¡Que no cunda el pánico!

En los últimos días, como respuesta al pánico general, el SAT ha estado compartiendo por varios canales información sobre los mitos y realidades de la factura instantánea. En seguida te enlistamos algunos de los puntos más destacados:

1.       El cambio no será inmediato

Como ya lo mencionamos, a partir del 1o de enero se comenzará con esta iniciativa pero de acuerdo con Katya Arroyo, Administradora General de Servicios al Contribuyente, es probable que las facturas instantáneas comiencen a funcionar para mayo de este año.

2.       La factura instantánea no se aplicará a todas las compras

De nuevo, el proceso de generar la factura no es automático en cuanto se ingresa tu tarjeta a la terminal, tú tienes que solicitarlo cada vez que te convenga. Por lo que no todas tus compras por medio de tarjeta bancaria entrarán de inmediato a ser facturadas.

3.       Los otros mecanismos de facturación siguen vigentes

El mecanismo es adicional para ahorrarle tiempo tanto al cliente que ofrece su información como para el proveedor que tiene que generarla. Sin embargo, las opciones de facturación que hay hasta el día de hoy seguirán vigentes. Así que se podrán seguir usando los portales y procesos a los que estamos acostumbrados.

4.       No tienes por qué cancelar tu tarjeta

Si quieres que tu RFC se incluya en el chip de tu tarjeta no será necesario que la canceles, sustituyas o esperes a que venza. Sólo debemos esperar a que nuestros bancos nos indiquen el nuevo proceso.

5.       Puedes obtener tu factura impresa y .xml

Si necesitas tener tus documentos por temas de administración, o la razón que sea, puedes obtenerlos desde el Portal del SAT con la información que viene de escanear el código QR de tu voucher.

6.       Las facturas instantáneas sí se pueden cancelar

Recuerda que la factura instantánea al final del día es una factura electrónica, así que si en algún momento necesitas cancelar alguna sólo tienes que entrar al Portal del SAT y empezar el mismo proceso de cancelación que ya conoces.

 7.       Aún puedes facturar a nombre de un tercero

Si por ejemplo necesitas facturar tus viáticos o algún otro gasto a nombre de tu empresa, aún lo puedes hacer por los mecanismos tradicionales y sin solicitar la factura instantánea.

Por otra parte, para que puedas facturar de manera instantánea a nombre de la empresa, la tarjeta que uses debe pertenecer y tener como titular a tu empresa para que el chip tenga su RFC (no el tuyo).

8.       No hay un límite para emitir facturas instantáneas

A lo mejor como dueño de negocio consideras que esta opción te conviene pero te preocupa que haya un límite o un costo por cantidad de facturas instantáneas. Sin embargo, éste servicio es completamente solventado por el SAT, lo único que seguirás contemplando entre tus costos es la comisión que ya pagas al banco o institución financiera por usar tu terminal.

Al final del día

Recordemos que éste nuevo mecanismo es un proceso nuevo a nivel nacional así que no sólo tomará tiempo sino que irá evolucionando y desarrollando nuevas características con su uso. Por lo tanto la recomendación es seguir de cerca los canales oficiales de comunicación del SAT, como sus cuentas verificadas en redes sociales, para estar al pendiente de los cambios, ajustes o información pendiente.

Lo importante es que no le tengamos miedo a este nuevo mecanismo y nos informemos siempre con varias fuentes de información para saber con seguridad si algo nos afecta o nos beneficia.

Si quieres seguir recibiendo información sobre temas relacionados con tu dinero suscríbete a nuestro Newsletter donde te compartimos varios temas de interés como presupuestos, préstamos para pagar deudas, finanzas para adultos, estilo de vida, etc.