Hoy es un nuevo día y por fin estamos saliendo de la locura del Buen Fin (a menos de que algunos sigan pescando las últimas rebajas). Pero ahora, después de haber dicho que sí a unas cuantas ofertas, el periodo de emoción y adrenalina pasa a ser un periodo de preocupación y estrés. Por lo que es natural que te preguntes cómo liquidar tu deuda post-Buen Fin.

Planeación ante todo

Primero, queremos pensar que hiciste caso a algunos de nuestros consejos para llegar preparado al Buen Fin. Si hiciste tu lista, comparaste precios y pediste permiso a tu presupuesto, entonces seguramente liquidar tu deuda te tiene sin preocupación. Sin duda, vas por buen camino al usar tu tarjeta de crédito teniendo la capacidad de pago y compromiso de liquidarla.

Sin embargo, si se infiltraron por ahí unas compras de más, te olvidaste de tu presupuesto o abusaste de tu tarjeta de crédito, es momento de hacerle frente a las deudas que nacieron en el fin de semana más barato del año.

Estrategias para liquidar tu deuda después del Buen Fin

1.       Ten los números claros

Cualquier meta debe ser lo más clara posible para poder alcanzarla y eso incluye el liquidar tu deuda. ¿Cuánto gastaste? ¿Tienes el presupuesto para solventarlo? ¿Compraste una o varias cosas? ¿Lo pusiste a meses sin intereses? ¿Ya tenías otras deudas?

Todo esto lo tienes que tener anotado de una manera que sea clara para ti. Para eso puedes buscar alguna aplicación que te ayude a llevar seguimiento de tus metas financieras desde tu celular, aunque siempre puedes recurrir al confiable y tradicional archivo de Excel o a tu agenda.

2.       Empieza pagando tu deuda más cara

Recuerda que no todas las deudas son iguales. No sólo por la cantidad que debes sino por los intereses que las acompañan. La manera más fácil de identificar qué deuda es la más cara es revisando el Costo Anual Total, mejor conocido como CAT.

El porcentaje del CAT engloba los aspectos que encarecen tu deuda como: la tasa de interés, la anualidad, las comisiones o cualquier otro elemento que determine cuánto te va a costar el crédito que utilizaste.

3.       Paga más del mínimo

Pagar el mínimo es como la tía criticona, hay que evitarlo a toda costa. Cuando pagas el mínimo estás dejando que se acumulen más y más intereses, es decir que estás encareciendo tu deuda. 

Y, para colmo, la mayoría de ese pago se va principalmente a pagar los mismos intereses, comisiones e IVA y muy poco a liquidar tu deuda. Así que no sólo haces que tu deuda sea más cara, si no que extiendes el tiempo que tardarás en pagarla.

4.       Haz ajustes a tu presupuesto

Si tu razonamiento durante el Buen Fin fue pagar por adelantado lo que ya tenías pensado gastar, entonces no te desvíes y sigue destinando ese porcentaje de tu presupuesto a liquidar tu deuda. Ahora, si estos gastos fueron “inesperados” lo mejor será que revises tu presupuesto para hacer ajustes.

A lo mejor en tu presupuesto mensual tienes un porcentaje destinado para gastos como entretenimiento y ocio. En ese caso, si decidiste comprar una televisión, tiene sentido que ahora uses ese presupuesto para pagar tu nuevo medio para ver Netflix.

Tip: Revisa qué puedes recortar de tu presupuesto para destinarlo a tu deuda sin tocar tus gastos fijos.

 5.       Busca alternativas para liquidar tu deuda

Hoy, gracias al internet, solicitar un préstamo para pagar deudas no sólo es bastante accesible sino que ofrece varias ventajas. Entre ellas, los préstamos en línea suelen ofrecer mejores condiciones en términos de intereses y plazos de pago.

Además, al refinanciar tu deuda con estas alternativas le ayudas a tu historial crediticio en caso de que tuvieras una calificación negativa.

6.       Aplica la consolidación de deudas

Respondiendo a la preguntas sobre si compraste varias cosas en el Buen Fin o si ya tenías otras deudas en fila, la consolidación de deudas puede ser la mejor solución para ti. Cuando reúnes todas tus deudas en una sola es mucho más fácil manejarlas ya que sólo tienes que enfocarte en una sola cantidad, un CAT, un plazo y una fecha de pago.

Ya sea que hayas cargado tus compras a una misma tarjeta o que las hayas repartido, al solicitar un crédito para consolidar deudas retomas parte de tu tranquilidad financiera.

7.       Genera ingresos extra

Financiar tu deuda no significa que ésta ha desaparecido, aún tienes que liquidarla. Así que, si los ajustes en tu presupuesto no te dan para más, es momento de considerar un ingreso extra:

·         Identifica tus habilidades y talentos para desarrollar un proyecto como freelancer

·         Vende tus productos en línea

·         Busca un trabajo temporal durante los fines de semana

·         Apoya a un amigo o familiar en su negocio en tus tiempos libres

·         Pide horas extra en tu trabajo (pero asegúrate de que las paguen)

·         Etc…

8.       Deja de crecer tu deuda

Esta estrategia parecerá obvia pero la trampa está en descartarla. No asumas que puedes controlar “un poquito más” de deudas, mejor toma acciones conscientes para no caer en lo mismo. Puedes bloquear temporalmente tu tarjeta o fijar un monto límite para evitar las tentaciones. O de plano esconder todas tus tarjetas hasta que logres liquidar tu deuda.

Tú tienes el control

Aún si sientes que se te pasó la mano en el Buen Fin, no es necesario que sigas recriminándote por esas decisiones. Lo mejor que puedes hacer es reconocer que tienes el poder y las herramientas para enfrentar y liquidar tu deuda. Así que tú tranquilo, respira y comprométete con definir cuál será tu estrategia antes de que termine el año.

¡Piensa en cuál o cuáles de estos puntos te convienen más y dale un buen fin a tus deudas! 😉