¿Te has puesto a pensar si tienes demasiadas tarjetas de crédito? o ¿al compararte con otras personas crees que te hace falta tener otra? Entonces ¡bienvenido! no eres el único con esta inquietud.

via GIPHY

Pero, antes de empezar…

No es que exista un número exacto que determine cuántas tarjetas de crédito deberíamos tener. En realidad, todos nos encontramos en situaciones diferentes y la cantidad correcta para cada quién depende de muchos factores. Por lo que es importante que consideres los siguientes puntos:

¿Cómo sé cuántas tarjetas de crédito necesito?

Primero que nada: la cantidad de tarjetas de crédito necesitas comparadas con cuántas te gustaría tener son dos cosas muy distintas. Esto no aplica sólo para las personas que tienen tarjetas de más sino para quienes prefieren evitarlas porque creen que tener una tarjeta los lleva inmediatamente a endeudarse.

Sin embargo, aún cuando puedes andar por la vida sin una sola tarjeta de crédito, si quieres crear y mantener un buen historial crediticio , debes comenzar teniendo al menos una (gastando dentro de tus posibilidades y pagando a tiempo). 

Recuerda que tener un buen historial te permite acceder a mejores tasas de interés y condiciones más favorables, no sólo para adquirir otras tarjetas de crédito sino para acceder a más opciones de financiamiento que pudieras necesitar en el futuro.

¿Por qué tener más de una tarjeta?

Además de construir tu historial crediticio, existen algunas razones por las que sería bueno que tengas más de una tarjeta. Como aprovechar las ventajas y recompensas que cambian de tarjeta a tarjeta. 

Por ejemplo, algunas tarjetas de crédito te ofrecen seguros para viajes o acceso a salas VIP en aeropuertos. Otras vienen acompañadas de un programa de recompensas donde a través de puntos o cashback (dinero) te regresan un porcentaje de tus compras que puedes usar en restaurantes, supermercados y otras tiendas.

¿Cómo sé que tengo tarjetas de más?

En definitiva, tampoco hay una regla sobre cuántas tarjetas de crédito son demasiadas. Depende de qué tanto uso les des, cómo te administras con tus pagos,  si puedes pagar tanto las comisiones como las anualidades y qué tanto provecho le estés sacando a cada tarjeta.

Si te cuesta trabajo mantenerte al día con los pagos de cada mes, entonces es momento de hacer una pausa y reconsiderar el uso que les estás dando. Otra forma de determinar si tienes demasiadas tarjetas de crédito es sumar las comisiones y anualidades de  cada una para ver si el costo vale la pena comparado con los beneficios.

Si tu respuesta a lo anterior es un no, entonces considera anular por lo menos la o las tarjetas que te cobren los intereses más caros. Pero, para no dañar tu calificación crediticia, toma en cuenta que el primer paso es liquidar las deudas que tengas con estas tarjetas.

Entonces ¿cuándo tiene sentido adquirir otra tarjeta de crédito?

Agregar otra tarjeta de crédito al manejo de tus finanzas puede ser una buena opción cuando quieres cumplir objetivos específicos como transferir un saldo a una tarjeta que tenga menos intereses.

Si estás planeando un viaje, por ejemplo, tal vez quieras buscar una tarjeta de crédito que ofrezca excelentes recompensas como puntos que se puedan canjear por viajes u estadías en hoteles.

A lo mejor tienes una tarjeta que te cobra intereses muy altos pero la quieres mantener por sus beneficios. En ese caso puedes entonces buscar otra alternativa que te dé mejores condiciones para un uso más frecuente.

Antes de tomar una decisión, recuerda que…

Tener más de una tarjeta implica tener también más de una fecha de corte, fecha de pago, comisiones, anualidades, etc. Así que, si decides que te conviene tener varias tarjetas de crédito, toma en cuenta que tendrás que ser muy organizado. 

Las tarjetas de crédito no son ni buenas ni malas por sí mismas. Simplemente hay que utilizarlas correctamente para apalancarnos de sus ventajas y evitar problemas de deudas. 

Así que antes de preguntarte “¿cuántas tarjetas debo tener?” haz una revisión de cuáles son tus hábitos y objetivos financieros. De esta manera todas tus decisiones serán claras y estarán encaminadas a empoderar tu bienestar financiero.